domingo, 13 de enero de 2013

Una oportunidad para actualizar las autonomías en España


Hace 35 años, Andalucía jugó un papel protagonista en el primer diseño del Estado de las autonomías. En aquel momento, tras décadas sin libertad, tuvimos la ocasión de participar de manera decisiva en la definición de la estructura territorial  de España.

Con nuestra actitud de firmeza y responsabilidad, pudimos conseguir equipararnos en un plano de igualdad con las regiones más avanzadas de España. La movilización de los andaluces y de sus instituciones fue decisiva a la hora de conseguir para Andalucía el lugar que nos correspondía en la estructura de la España que la constitución de 1978 había consagrado. El 28 de febrero de 1980 se produjo la gran conquista para los andaluces de entonces, los actuales y los futuros.

Tras tres décadas de andadura autonómica, e impulsados por la crisis, ahora se está planteando actualizar nuestra organización territorial. Necesitamos abordar este tema y hay que abordarlo debido, por un lado, a la importante evolución que ha experimentado nuestra sociedad (desarrollo económico, integración en la UE, globalización de mercados, logros en Educación, Salud y Servicios Sociales...); y, por otro lado, a la necesidad de adaptarnos a las exigencias de modernización que resultan imprescindibles para superar la crisis que afecta a toda Europa.

En la apertura de esta posibilidad para volver a diseñar el modelo de organización territorial de España, los andaluces tenemos que demostrar firmeza y responsabilidad, de nuevo, para huir tanto de quienes quieren volver al centralismo como de quienes pretenden obtener privilegios. Nuestro papel ha de ser avanzar para contribuir a esa nueva organización territorial con el único límite de la igualdad entre todos los españoles y españolas, vivan donde vivan. 

En definitiva, se trata de una oportunidad para mantener la cohesión territorial, superar la crisis y volver a la senda de desarrollo social y económico. En 1980 aprovechamos la oportunidad y Andalucía tuvo el papel que le correspondía. Estoy convencido de que ahora, ante esta nueva oportunidad que está naciendo, el pueblo andaluz conseguirá que la modernización de la organización territorial que construyamos en España suponga un nuevo impulso para nuestra tierra y nuestra gente.

Debemos estar atentos, exigentes, responsables y ambiciosos para diseñar la configuración territorial del estado que mejor nos impulse hacia un futuro europeo de progreso. Con el esfuerzo unido de todos los andaluces, lo conseguiremos.

Sevilla, 13 de enero de 2013
Manuel Gracia Navarro
Presidente del Parlamento de Andalucía

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios del blog son moderados. Su publicación y la posible respuesta se tramitarán lo antes posible, pero pueden demorarse hasta 24 horas. Consulta las directrices básicas de participación en este enlace.