domingo, 24 de febrero de 2013

28F: Todos juntos, podemos


     Estamos celebrando en este domingo 24 de febrero la Jornada de Puertas Abiertas. Hoy, el Parlamento se convierte de nuevo en lugar de encuentro para cuantos han querido visitar esta Casa. Y el próximo 28 de Febrero conmemoramos la consecución de nuestro derecho a la Autonomía en igualdad de derechos y condiciones con las demás regiones de España. En estas décadas hemos tenido que recuperarnos del atraso histórico al que se nos había relegado.

  Actualmente atravesamos un momento difícil; con problemas económicos y de desempleo que atenazan a los trabajadores, a las clases medias y a las empresas. Para salir de esta crisis todos debemos arrimar el hombro. Estamos en mejores condiciones para conseguirlo hoy que aquel 28F de 1980.

domingo, 17 de febrero de 2013

28F: Historia viva de Andalucía


    Se acerca el 28 de febrero, Día de Andalucía, una fecha central en la rica y extensa Historia de Andalucía. Hemos sido un enclave próspero e influyente cuando fuimos el extremo occidental del Imperio Romano, el norte del Islam más poderoso, el Sur de la Europa que se abrió hacia América o la Puerta de América y África al Viejo Continente. Pero, cuando España se desconectó de Europa, nos tocó la peor parte del empobrecimiento.

    Cuando recuperamos las Libertades y la Democracia, hubo quienes intentaron impedir que nos incorporáramos en condiciones de igualdad con las Comunidades que reclamaban autogobierno para aprovechar las oportunidades de desarrollo.

    La firme determinación del pueblo andaluz, que veía en la Autonomía Plena la palanca para salir del atraso y el subdesarrollo, exigiendo un trato de igualdad con las demás regiones de España, culminaría con el Pacto de Antequera, que propició la conquista de nuestra autonomía mediante el Referéndum del 28 de febrero de 1980. Para Andalucía, la autonomía fue ante todo la recuperación de nuestro derecho, a través del artículo 151 de la Constitución Española, de volver a formar parte de la Historia activa y protagonista de la prosperidad económica y cultural de Europa.

domingo, 10 de febrero de 2013

Erasmus de empleo juvenil




    Hay que iniciar un cambio de rumbo en las políticas económicas de la Unión Europea. Muchos llevamos tiempo defendiendo que las restricciones y los recortes no son la única receta que se debe aplicar. Está comprobado: en España y en Andalucía vemos cómo las cifras de paro y de cierre de empresas continúan creciendo. Es preocupante y hacen falta respuestas inmediatas.

    Para ello, apuesto por reactivar la inversión pública y, especialmente, apoyar a nuestros jóvenes y darles la oportunidad de acceder al mercado laboral. Porque el esfuerzo de Andalucía en las últimas décadas para mejorar la formación y la educación ha de tener continuidad con trabajo; y porque los cientos de miles de jóvenes andaluces constituyen uno de nuestros principales activos para afrontar la crisis y no los podemos perder.

    De hecho, la nueva economía nos exige nuevas capacidades y una fuerte innovación. Y estos jóvenes van a ser nuestros principales valedores. Por eso, es clave también la cumbre europea de este fin de semana y las decisiones en materia presupuestaria.

    De entre todas las iniciativas, me sumo a la que propone dar oportunidades de trabajo a los millones de jóvenes que deben incorporarse al sistema productivo en la UE. Es un buen camino, porque esa incorporación ayudará a impulsar la innovación que Europa precisa para recuperar un papel protagonista en este mundo global de nuevas potencias y revolución tecnológica. 

domingo, 3 de febrero de 2013

Transparencia, ejemplaridad y participación



     Iniciamos un nuevo período de sesiones en una situación difícil. Los datos relacionados con la economía y el empleo reflejan una dinámica preocupante. Las medidas de austeridad y recortes que se están aplicando, como ya venimos mucho tiempo advirtiendo, no están dando los resultados esperados y nos han colocado a niveles insostenibles. Esta situación de la economía y sus duras repercusiones sociales están afectando a la confianza en las instituciones y en su capacidad para resolver la crisis que nos afecta.

    Pero, además, los casos de presunta corrupción, la falta de transparencia, la percepción de privilegios y situaciones moralmente discutibles que afectan a organizaciones, instituciones y personas está generando un malestar social que también daña la confianza ciudadana en las instituciones y en la política y que se añade a los efectos de la crisis económica.

     Por todo ello, es imprescindible que en la agenda política esté como objetivo prioritario la recuperación de la confianza ciudadana; confianza en las instituciones, en las políticas públicas para dar respuesta a la crisis y en nosotros mismos como sociedad.