domingo, 28 de julio de 2013

Refuerzo de la democracia



Esta semana he participado en la clausura de los cursos de verano 2013 de la Universidad Pablo de Olavide en Carmona, donde he reflexionado sobre la difícil situación que estamos viviendo en nuestro país y la importancia histórica que tiene la respuesta que demos como sociedad para la defensa de los patrimonios sociales más valiosos conseguidos con el esfuerzo de muchas personas desde la recuperación de la democracia.

Con el esfuerzo continuado de varias generaciones, desde la recuperación de la democracia, España ha cambiado su situación y de una manera más acelerada tras nuestro ingreso en la UE hemos avanzado como no lo hacíamos desde hace siglos.

Desde el surgimiento de la democracia como sistema político, este sistema de gobierno se ha mostrado como el patrimonio social más rentable y preciado para impulsar el progreso de los pueblos. Si se estudia la evolución de los niveles de desarrollo de los países, encontramos una correlación directa entre la duración y calidad de regímenes democráticos y el grado de desarrollo y bienestar social que han alcanzado y disfrutan.

domingo, 21 de julio de 2013

Decreto antidesahucios



     Nuestra Constitución, en su artículo 47, consagra el derecho a una vivienda digna en la que los poderes públicos promoverán las condiciones y normas para hacer efectivo este derecho; y regulando de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.

     En esa línea trabajamos en el Parlamento, donde se ha abordado reiteradamente el problema actual de la vivienda y se ha debatido para establecer las medidas legislativas que solucionen esta situación creada por la crisis y se ponga fin al drama de los desahucios que sufren miles de familias.

     Como resultado de todo ello, y tras la puesta en marcha del Programa en Defensa de la Vivienda (2012) por parte del Ejecutivo andaluz, nuestro Parlamento tramitó el Decreto 6/2013, de 9 de abril, de medidas para asegurar el cumplimiento de la función social de la vivienda. Este Decreto se ha convalidado en la comisión correspondiente y ya estaba dando sus frutos, al beneficiarse decenas de andaluces de él y conservar su casa.

domingo, 14 de julio de 2013

Derecho a la Educación


    La Educación es un derecho universal, fundamental en toda sociedad democrática y la base del éxito para lograr un desarrollo sólido de su ciudadanía. Invertir en educación es invertir en futuro; y cuidar la enseñanza contribuye a ser mejores en empleo y competitividad.

    Por ello, me preocupa la actual situación de la Educación en España. La crispación generada por la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) o el Real Decreto sobre Becas hay que reducirla, corrigiendo tales propuestas, que no mejoran la calidad educativa y segregan al alumnado, además de devaluar la FP, no reforzar el profesorado y eliminar la participación que aseguraba el Consejo Escolar.

    A las reformas planteadas por el Gobierno central se oponen por igual estudiantes, profesorado, rectores, asociaciones de padres y madres de alumnos y el resto de expertos vinculados a la enseñanza. Algo falla y está claro que éste no es el camino correcto para el beneficio del conjunto de la sociedad.

domingo, 7 de julio de 2013

Homenaje a Blas Infante



     En torno a la fecha del nacimiento de Blas Infante tributamos un homenaje a nuestro insigne precursor en la lucha por la autonomía de Andalucía. Los anhelos, las ilusiones y los sacrificios de todos cuantos nos antecedieron en la defensa de Andalucía y de sus gentes, resuenan como un eco de la Historia cada 5 de julio; cuando nos damos cita para celebrar el citado aniversario.

     En cada ocasión, como la que hoy celebramos, se hacen presente desde el recuerdo en esta Casa de todos los andaluces -nuestro Parlamento-, todos aquellos que, en defensa de sus convicciones y desde todas las opciones legítimas impulsaron la conquista de los Derechos y la Libertad de nuestro pueblo.

     Aquella discriminación del Sur y de los más desfavorecidos que sufrió nuestra tierra, contra la que luchó Blas Infante, vuelve a ser una preocupación para quienes representamos hoy la voluntad del pueblo andaluz. Hemos avanzado mucho, sin duda, y las posibilidades para afrontar el futuro de Andalucía son hoy evidentemente mayores que las de aquellos que lucharon contra la sinrazón del golpe de Estado que nos condujo a una guerra civil.