domingo, 14 de julio de 2013

Derecho a la Educación


    La Educación es un derecho universal, fundamental en toda sociedad democrática y la base del éxito para lograr un desarrollo sólido de su ciudadanía. Invertir en educación es invertir en futuro; y cuidar la enseñanza contribuye a ser mejores en empleo y competitividad.

    Por ello, me preocupa la actual situación de la Educación en España. La crispación generada por la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) o el Real Decreto sobre Becas hay que reducirla, corrigiendo tales propuestas, que no mejoran la calidad educativa y segregan al alumnado, además de devaluar la FP, no reforzar el profesorado y eliminar la participación que aseguraba el Consejo Escolar.

    A las reformas planteadas por el Gobierno central se oponen por igual estudiantes, profesorado, rectores, asociaciones de padres y madres de alumnos y el resto de expertos vinculados a la enseñanza. Algo falla y está claro que éste no es el camino correcto para el beneficio del conjunto de la sociedad.

    No se puede permitir el adelgazamiento del derecho a la Educación; hay que reforzar la enseñanza pública, por la que siempre hemos apostado en Andalucía. Asimismo, considero nefasta la política de becas, que impedirá el acceso a la Universidad al alumnado con menos recursos, penalizando a quienes tengan más dificultades. Decenas de miles de jóvenes con suficiente capacidad intelectual, pero sin dinero, se quedarán excluidos de la formación superior.

    Eso sólo nos dirige hacia la desigualdad y la exclusión social, un planteamiento que no se corrige con la revisión de la nota mínima, que es sólo un parche en una iniciativa a todas luces equivocada y que ya se agravó con la subida de tasas. Todo ello atenta y deteriora la necesaria equidad del sistema educativo y la posterior igualdad de oportunidades para el acceso cualificado al mercado laboral.

    Las becas no son, no pueden ser un premio al rendimiento académico, sino un instrumento para la igualdad de oportunidades. ¿Por qué tiene que sacar mejores notas para poder estudiar un hijo de una familia con menos recursos que el de otra familia con más medios? Éstas son las preguntas que nos debemos hacer todos.

    Desde aquí reclamo reflexión y diálogo para proponer y no para imponer. El consenso entre todas las partes será la garantía de que se construye algo positivo en la Educación y no se destruye todo lo bueno logrado hasta ahora. La Educación es un derecho y con la enseñanza ha de buscarse siempre el éxito generalizado entre la población.

Andalucía, 14 de julio de 2013
Manuel Gracia Navarro
Presidente del Parlamento de Andalucía

1 comentario:

  1. Me parece muy bien la reflexión que ud. nos invita a hacer, pero hasta que no dejen de utilizar la Educación como una herramienta política, no será un derecho universal. Cualquier acción política que no esté respaldada por un amplio consenso no tendrá futuro. Entiendo que la educación nunca debe de ir de la mano de la política, para evitar el sectarismo en la enseñanza.

    ResponderEliminar

Los comentarios del blog son moderados. Su publicación y la posible respuesta se tramitarán lo antes posible, pero pueden demorarse hasta 24 horas. Consulta las directrices básicas de participación en este enlace.