domingo, 7 de julio de 2013

Homenaje a Blas Infante



     En torno a la fecha del nacimiento de Blas Infante tributamos un homenaje a nuestro insigne precursor en la lucha por la autonomía de Andalucía. Los anhelos, las ilusiones y los sacrificios de todos cuantos nos antecedieron en la defensa de Andalucía y de sus gentes, resuenan como un eco de la Historia cada 5 de julio; cuando nos damos cita para celebrar el citado aniversario.

     En cada ocasión, como la que hoy celebramos, se hacen presente desde el recuerdo en esta Casa de todos los andaluces -nuestro Parlamento-, todos aquellos que, en defensa de sus convicciones y desde todas las opciones legítimas impulsaron la conquista de los Derechos y la Libertad de nuestro pueblo.

     Aquella discriminación del Sur y de los más desfavorecidos que sufrió nuestra tierra, contra la que luchó Blas Infante, vuelve a ser una preocupación para quienes representamos hoy la voluntad del pueblo andaluz. Hemos avanzado mucho, sin duda, y las posibilidades para afrontar el futuro de Andalucía son hoy evidentemente mayores que las de aquellos que lucharon contra la sinrazón del golpe de Estado que nos condujo a una guerra civil.

     Blas Infante fue asesinado sin un juicio justo con las garantías a las que todo ser humano tiene derecho. Permítanme recordar ese hecho para poder decir: nunca más; nunca más muertes, ni físicas ni civiles, nunca más exilio, nunca más represión, porque esos son horrores que no deberían ser compatibles con el Estado de Derecho que consagra nuestra Constitución.

     La Historia nos ha enseñado que si ahora, en estos momentos de dificultad, bajáramos la guardia y nos relajáramos en la defensa de nuestros derechos y de nuestras instituciones, retrocederíamos y perderíamos mucho de lo que hemos conseguido con el esfuerzo y sufrimiento de generaciones.

     Celebramos la esperanza, la valentía, el compromiso y el ejemplo vital de un andaluz que dedicó su talento y su esfuerzo para remover las ataduras que nos anclaban. Como mejor homenaje a su memoria y siguiendo su ejemplo de entrega y lucha contra la dificultad, estamos obligados a redoblar la confianza en nuestra gente, en nuestra riqueza cultural, en nuestros jóvenes y activar cuanto hemos conseguido atesorar como patrimonio común. Es esa Andalucía dinámica, vitalista, solidaria, moderna a la vez que respetuosa de sus tradiciones, abierta al mundo, orgullosa de su pasado y ambiciosa para su futuro, la que constituye la base sólida sobre la que continuar avanzando.

   Las políticas públicas que han dignificado la condición de ciudadanos de cuantos habitan nuestra tierra y nos han permitido dotarnos de las infraestructuras que permitarán relanzar la economía, junto con la implicación de la sociedad civil andaluza, deben ser los cimientos que junto al ejemplo de quienes lo dieron todo -incluso la vida, como Blas Infante-, nos devuelvan a la senda del progreso y de auténtica igualdad de oportunidades.

   En este sentido, como Presidente del Parlamento de Andalucía quiero terminar reafirmando el compromiso de la institución y de cuanto representa con todos los andaluces y andaluzas para trabajar en pro de la superación de la crisis y la vuelta al desarrollo de esta región.

Andalucía, 07 de julio de 2013
Manuel Gracia Navarro
Presidente del Parlamento de Andalucía

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios del blog son moderados. Su publicación y la posible respuesta se tramitarán lo antes posible, pero pueden demorarse hasta 24 horas. Consulta las directrices básicas de participación en este enlace.