lunes, 13 de enero de 2014

2014: un horizonte positivo



  El comienzo del nuevo año es una buena ocasión para ver con perspectiva el futuro más inmediato. Sin duda, la realidad económica y social que tenemos nos limita y condiciona mucho; pero ello no nos impide trabajar -como hasta ahora- para que las cosas mejoren.

De hecho, lejos de dejarnos llevar por la idea de que todo está regido por la necesidad y la conformidad y que éstas marcan las pautas de lo que se puede hacer y de lo que no, en Andalucía no debemos resignarnos y potenciar al máximo la política como herramienta fundamental para avanzar todo cuanto sea posible.

Y digo en Andalucía porque en esta tierra se están llevado a cabo políticas públicas y actuaciones en el Parlamento que hacen presagiar que recuperamos la senda del crecimiento y que la situación para la población ha de ir mejorando. Objetivamente, los últimos datos del INE y otros informes económicos indican que:

Andalucía ha finalizado el 2013 con unos datos de empleo y de afiliación a la Seguridad Social mejores que la media de España, y ha sido la única, junto a Canarias, con un incremento del número de afiliados en la propia Seguridad Social.

Igualmente, Andalucía ha alcanzado en 2013 un registro histórico en cuanto a número de exportaciones y contamos con una gran red de puertos para seguir aumentando esa cifra explorando nuevos espacios de mercado, sobre todo en el Sur.

Andalucía, además, ha alcanzado un récord histórico en la facturación de su industria. Somos la segunda región española que más ha crecido en cifras de negocio industriales y somos también la región española con mayor nivel de productividad, un 25% superior a la media nacional.

Al tiempo, Andalucía es una de las comunidad autónomas con menor deuda por habitante de España y desarrollamos una eficiente gestión de los recursos públicos que podemos atrevernos a tildar de ejemplar: en 2013 hemos reducido nuestro déficit significativamente, realizamos los recortes impuestos y cumplimos con los compromisos de reestructuración del sector público.

Y todo ello, unido a que no hemos sufrido aumento de la presión fiscal. Por lo tanto, el mensaje es claro: otra forma de gobernar es posible. Porque aquí no se han dejado caer la atención social, no se ha debilitado la enseñanza pública, no se han cerrado o privatizado hospitales y no ha habido despido masivo de empleados públicos. 

La Dependencia, la Sanidad, la Educación o los Servicios Sociales se mantienen en Andalucía. Los derechos adquiridos en las épocas de bonanza no se pierden. Así, y pese a las dificultades, aquí no existe copago sanitario; aquí garantizamos la gratuidad de los libros de texto, la atención bucodental infantil; y aquí no sólo conservamos sino que aumentamos el sistema de becas o el servicio de teleasistencia, entre otros.

Con estos datos y esta actitud positiva contribuiremos a que Andalucía sea un destino atractivo para la inversión, donde las empresas quieran venir y se invierta con facilidad, seguridad jurídica y garantías, además de un referente para la sociedad como lugar que salvaguarda el Estado del Bienestar.

Lógicamente, cuando las cosas van mal, todos (España y Andalucía) tenemos la responsabilidad de ello; pero, cuando algo va bien o mejora, también todos somos responsables, y más aún, cuando las cifras dicen que en Andalucía hay muchas cosas que se hacen bien.

En definitiva, todos estos ejemplos son suficientes razones como para, aún dentro de la prudencia que requiere  la delicada situación general que vivimos, confiar en Andalucía y creer en una mejoría de nuestra vida en un futuro próximo. Si estamos unidos y existe lealtad con nuestra tierra, sin duda, lo conseguiremos.

Andalucía, 12 de enero de 2014
Manuel Gracia Navarro
Presidente del Parlamento de Andalucía

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios del blog son moderados. Su publicación y la posible respuesta se tramitarán lo antes posible, pero pueden demorarse hasta 24 horas. Consulta las directrices básicas de participación en este enlace.