domingo, 9 de febrero de 2014

Andalucía: una autonomía social


      Ya estamos en febrero, mes que retoma por completo la actividad del Parlamento y que culmina con la celebración del 28F, el Día de Andalucía.

     A lo largo de este tiempo trabajaremos, como hasta ahora, en pro del desarrollo de nuestra tierra a través de debates en pleno y en comisión y de iniciativas de diversa índole que buscarán atender las necesidades que nos plantea la ciudadanía. Personalmente, me he reunido con la Plataforma de Organizaciones Sociales de Andalucía para repasar peticiones y propuestas en materia social que estos colectivos consideran claves para los andaluces y andaluzas.

     En todo este trabajo, considero que debe haber un denominador común: el carácter social de las medidas que se tomen y los acuerdos a los que se lleguen. Hace más de 30 años, la autonomía andaluza basó su legitimidad en mantener una profunda vocación social, en promulgar una clara defensa de la igualdad y en apostar por una redistribución de la riqueza, para hacer, de verdad, a todas las personas iguales y con las mismas oportunidades vivieran en el lugar que vivieran de Andalucía.

       Las políticas de hoy en día en nuestra Comunidad Autónoma han de seguir también esa senda social; de esta manera mantendrán la legitimidad y el apoyo de la sociedad y podrán dar respuesta a sus preocupaciones. Porque muchos hogares viven situaciones límite y es importante tomar medidas que creen una red de seguridad para quienes más están perdiendo en mitad de esta tremenda crisis.

      Desde hace tiempo, se hace imprescindible situar el aumento de las desigualdades en el centro del debate político y proponer soluciones. Las instituciones públicas tenemos responsabilidad en ello y es prioritario destinar la economía a reforzar la democracia y garantizar los servicios fundamentales, evitando la exclusión social. 

     El objetivo, por tanto, es no dejar a nadie atrás y cubrir las necesidades básicas de alimentación, vivienda, cobertura sanitaria, educación, empleo y dependencia, tal y como aparece reflejado en nuestro Estatuto de Autonomía y en la propia Constitución Española.

       Nuestra concepción y nuestra voluntad de autogobierno es y ha sido siempre incluyente en lo social. Nuestro autogobierno defiende estos mismo postulados, los cuales nos han llevado a conseguir notables avances en muchos campos, al tiempo que somos ejemplo en servicios básicos públicos y de calidad en Salud, Educación, Igualdad o Dependencia. Nuestra protección social está a la altura de cualquier otra en España o el resto de Europa. 

    Porque, pese a la forma en que nos quieren hacer salir de la crisis, Andalucía está demostrando que hay otros caminos y otras políticas, que se pueden evitar los recortes indiscriminados, que se pueden evitar las privatizaciones de la sanidad o la educación; que se deben garantizar las pensiones, y que se pueden mantener las becas y el apoyo a la investigación y al empleo.

     Y ahora que se acerca el 28F, aprovechemos la celebración para reforzar esas acciones de recuperación y de progreso con un marcado carácter social, ese carácter social que ha tenido siempre la autonomía de Andalucía.

Andalucía, 9 de febrero de 2014
Manuel Gracia Navarro
Presidente del Parlamento de Andalucía

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios del blog son moderados. Su publicación y la posible respuesta se tramitarán lo antes posible, pero pueden demorarse hasta 24 horas. Consulta las directrices básicas de participación en este enlace.