domingo, 27 de abril de 2014

Día del Libro 2014


     El pasado miércoles 23 de abril hemos celebrado el Día Internacional del Libro, fecha elegida por la UNESCO para esta conmemoración porque en ese día, en 1616, murieron Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega. Y si hablamos de pérdidas, en esta ocasión es obligado recordar a un escritor universal como Gabriel García Márquez. El Premio Nobel de Literatura autor de obras como ‘Cien años de soledad’ o ‘El amor en los tiempos del cólera’, entre otras muchas obras, nos ha dejado, pero su legado literario es eterno.

      La lectura de cualquiera de sus volúmenes es recomendable, pero además de este autor, estoy seguro que a la vuelta de la esquina tenemos libros de escritores de nuestra localidad, nuestra provincia o nuestra región que a buen seguro nos brindan una grata experiencia si caen en nuestras manos.

     El Día del Libro es una excelente oportunidad para reivindicar la gran producción literaria, la notable capacidad creativa y el amplio nivel cultural con la que cuenta Andalucía. Al tiempo, y sobre todo, es un buen momento para llevar a la práctica una actividad que está repleta de beneficios: la lectura.

     Las bondades de leer son innumerables: desde el crecimiento personal y profesional, hasta la ampliación de nuestra comprensión, las formas de comunicación o la libertad de pensamiento, pasando por otras estudiadas científicamente como la mejora del ánimo, la agilidad mental o la conectividad del cerebro.

     Este año en concreto, se hace especial hincapié en la labor de la traducción de obras literarias, que se identifica como uno de los motores de nuestra diversidad creadora que enriquece cada idioma al ponerlo en contacto con todos los demás.

    Pero yo quiero hacer hincapié en la lectura en su vertiente de actividad solitaria y silenciosa, y de descubrimiento y recreación del lenguaje escrito. Leer es volver presente un pasado y se convierte en un viaje hacia el conocimiento que también puede sernos útil en la inacabable tarea de comprender el mundo, la sociedad y hasta nosotros mismos.

     La lectura nos produce, por un lado, un aprendizaje, y, por otro, la puesta en marcha de la imaginación. Y este papel activo nos acaba convirtiendo en cocreadores de la obra, puesto que leer un libro es descifrar su significado y,al mismo tiempo, es agregar una interpretación de acuerdo con nuestra perspectiva personal.

  Desde la Biblioteca del Parlamento de Andalucía, les invito a convertirse en protagonistas de cualquier historia contada en las hojas –o en las pantallas- de un libro. Emprenderán un viaje del que no se arrepentirán y que, como todo viaje, iniciarán con entusiasmo y acabarán con melancolía. Feliz lectura.

Andalucía, 27 de abril de 2014
Manuel Gracia Navarro
Presidente del Parlamento de Andalucía

1 comentario:

Los comentarios del blog son moderados. Su publicación y la posible respuesta se tramitarán lo antes posible, pero pueden demorarse hasta 24 horas. Consulta las directrices básicas de participación en este enlace.